Las contracciones son movimientos del útero (recordemos que es un músculo) que duran entre 30 y 60 segundos y son intermitentes.

Durante las mismas, la barriga se pone dura, primero por zonas y luego completamente, pudiendo ser inicialmente en la zona de los riñones.

Un masaje con aceite caliente o saco de semillas calientes puede ayudar con las molestias.

Para relajarse el procedimiento a seguir es:

  • Separar piernas
  • Separar brazos
  • Respirar
  • “no poner cara de dolor” (Eutonía), ya que genera más tensión en suelo pélvico
  • No cerrar labios
  • Flexionar articulaciones, moviendo lateralmente las piernas separadas con la boca como diciendo ooooo.
  • Poner en cuclillas con la contracción, siendo quizás sea más fácil sobre una pelota suiza.

El objetivo de las contracciones es dilatar el útero para preparar la salida del bebé, aunque antes de la fecha del parto, es posible que notemos alguna porque el útero se va preparando para el gran día.

Es importante recordar contar los intervalos, porque lo mismo te toca pasar a leer El día de ir 2 y volver 3